Tag Archive muerte

Despidiendo a quién se va y saludando al que llega

Vida y Muerte

Hace poco fallecía una tía mía. Quise escribir sobre ello para mostrar la muerte de otra manera, para no seguir arrastrando un sufrimiento que lo único que consigue es amargarnos la vida. Lo escribí en dos partes, una pequeña carta dedicada a quien parte, y luego una poesía dedicada a quien llega de nuevo.

A mi tía María Cruz

Acabas de partir de regreso a casa, a la casa de todos. Hoy te nos adelantaste, dejaste de jugar a este juego.

Apenas de ti nada recuerdo, nunca almacené historias, me quedé solo con la esencia. De ti me quedó ternura, cariño, dulces y una sonrisa en tu rostro. Puede parecer poca cosa, pero para mí eso es mucho.

Casi no nos hemos tratado, apenas nos hemos conocido, hemos vivido mundos distintos, pero en algún instante coincidimos y esos instantes dejaron esos regalos. Hoy, como tantos otros, partes de este mundo, dejas un hueco vacío para que la vida lo llene de nuevo.

Nada desaparece del todo, solo que dejamos de verlo. Ahora vuelas como mariposa, libre de un cuerpo pesado y enfermo, transformada, radiante, plena, íntegra. Hoy dejaste de sufrir y regresaste a la fuente. Celebro contigo tu vuelta a casa, la paz que ahora sientes, la dicha tan grata.

Yo quiero hacerte una fiesta aunque solo sea en mi mente, quiero ponerte la música que más me eleva, la que me invita a cerrar los ojos y volar, la que hace que me olvide de todo y gire como los derviches.

Hoy quiero escribir poesías, sentir el silencio, sentir agradecimiento para celebrar tu partida; esa será mi oración por ti, esa mi manera de decirte que te amo.

No quiero que marches triste, pues quiero que irradies bien fuerte para recibir tu energía y que esta nos guíe en esta senda. Allí donde tú vas no hay problemas, ni miedos, ni carencias de ningún tipo, por ti no hay que preocuparse, tú ya llegaste al destino.

Si desde allí puedes hacer algo por nosotros, manda un recuerdo de amor a este mundo, para que de una vez los humanos actuemos como lo que somos, nos comportemos como hermanos y cuidemos este jardín del Edén que puso nuestro Padre a nuestro cargo.

Yo te llamaba tía, pero en verdad eres mi hermana; hoy soy feliz pues sé a dónde marchas. Da recuerdos a todos los conocidos, abrazos cargados de vino y de alegría.

Allí ya te está esperando una fiesta, hoy tú eres la reina. Disfrútala por todos nosotros, que en ese nuevo tiempo que ahora vives, en un instante estamos todos contigo.

Un Gran, Gran, Gran abrazo sin tiempo, querida hermana.

 

Bienvenido al que llega

 

El día en que tú naciste

otro partió hacia su casa,

tú viniste a recordarnos

que esta vida es solo una parada.

 

La vida está llena de estaciones,

de lugares, de experiencias,

la vida nunca se acaba,

se transforma y cambia de cara.

 

Hoy te muestras con la tuya,

sonríes y pataleas,

lloras pidiendo comida

y ríes por cualquier bobada.

 

Llegaste sin mancha,

vacío de ideas,

dispuesto a llenarte

con lo que se te mostraba.

 

Extraña vida esta

que olvidas quién eres,

que te llenas de mentiras,

para encontrarte de nuevo.

 

Vacío viniste,

por el camino de todo te llenaste

y para volver a encontrarte

vacío debes quedarte.

 

Unos vienen,

otros se van,

la vida se perpetúa,

camina en la eternidad.

 

Tu inocencia cuando llegas

nos recuerda quiénes somos,

tu sonrisa inmaculada

nos indica un camino.

 

Una manera, una forma

de caminar por el mundo,

de no atarse al sufrimiento

y disfrutar la experiencia.

 

Bienvenido quien llega,

buen viaje al que parte

y para los que aquí quedamos,

paz interna, alegría y arte.

 

Que eso allana el camino,

lo vuelve claro y brillante,

le da sentido a la vida

y la hace más radiante.

Tags, , ,