Para Pablo Iglesias

Para Pablo Iglesias

para pablo iglesias

A mí, nunca puedes fallarme, pues no espero nada y estoy abierto a todo, es a ti solo a quien puedes fallarle, los que dejan su responsabilidad en ti o en otros, se pierden a sí mismos.

 

Yo creo en ti, pero no te cargo mi peso;  más que eso tienes mi apoyo para ello, para que cumplas tu sueño, no tu sueño mental, tu sueño interno, ese que es más profundo y que no sé si conoces, no porque seas especial, tampoco por qué no lo seas, este apoyo es para todo aquel que decide no fallarse a sí mismo y que se lanza a la aventura.

 

No siento pena ante quienes se pierden esa gran oportunidad, de dar lo mejor de sí mismos en cada instante, de aquellos que se venden, desinforman, confrontan, dividen, castigan etc., tampoco por los que sufren. No me alegro de ninguna injusticia, por pequeña que sea y no solo  para el ser humano, para el reino animal, vegetal y mineral, para la totalidad de lo que conocemos y desconocemos.

 

Siento compasión que es algo parecido a Amor y tristeza, las dos cosas juntas, porque está en nosotros, en cada uno de nosotros individualmente la receta mágica y se está haciendo muy evidente, que quién se vende a sí mismo pierde lo más importante de la vida. Siento la alegría de saber la potencialidad de cada uno y la tristeza de las malas elecciones, los oídos sordos, los ojos ciegos, las manos atadas, la ignorancia tan ignorante que se hace daño a sí misma.

 

No estamos aquí para juzgar a aquellos que se desvían del camino, esos nos están enseñando lo que no tenemos que hacer en nuestras vidas, hasta en las cosas más pequeñitas. La parte de cada uno no consiste en estar removiendo constantemente lo que el otro hace mal y tiene que cambiar. Esa idea es la que nos lleva a las peleas de padres e hijos, a las separaciones de pareja, a las guerras y al exterminio.

 

El Pablo Iglésias que nunca me defraudara, yo ya lo he encontrado, no tiene nombre y los tiene todos, cualquiera puede serlo, a nadie le falta esa potencialidad.

 

Esta nota no va dirigida a un líder político , también va para él, pues va dirigida para quién se atreva a ser honesto consigo mismo, para aquellos valientes que se atrever a reconocer su propia ignorancia, para aquellos que sueñan que todo es posible y que sus sueños nos incluyen a todos en paz y armonía.

 

Cuando las cosas se ponen difíciles, es un buen momento para resplandecer, la Confianza todavía no paga IVA, ni la Alegría, ni la Esperanza, ni el Amor, ni la Amistad, ni tantas cosas.

 

Pensar que un sueño Universal tiene que realizarse, es huir del momento presente, lo primero es futuro y en el presente no estás viviendo ya esa experiencia, la sigues postergando. No tiene que suceder nada para que eso se pueda experimentar ya ahora.

 

Yo puedo ser feliz incluso si me quitan mi casa, si mi familia y amigos no quieren saber de mí, si no tengo para comer, si estoy completamente solo, si me han dicho que solo me queda un mes de vida, si ha muerto la persona más querida, si solo veo desolación y muerte.

 

Sea lo que sea que el mundo me muestre yo puedo seguir sintiendo esa fortaleza que está en mi y está en todos, eso solo depende de mí, no de las circunstancias que me rodean, nadie puede arrebatarme mi “sonrisa interior” ó mi paz, o lo que no sé nombrar y siento, o la certeza que me guía.

 

El sueño universal será realidad si primero nos hacemos responsables del sueño personal, de nosotros mismos. Lo segundo lo tenemos al lado, podemos decirle que si al 100%, no vale un 99%, aquí no hay medias tintas, es un sistema binario, sí ó no.

 

No es más importante el papel de un presidente del gobierno que otro cualquiera, todos los papeles tienen la misma importancia. No aceptar el regalo del papel propio sea el que sea, es perderse una inmensa oportunidad que genera sufrimiento y vacio, no hay nadie más importante que otro. Antes de ser cualquier cosa (presidente, abogado, periodista, electricista, etc.), somos seres humanos, todas esas etiquetas, pues son solo eso etiquetas que en la mayoría de los casos crean desigualdad y por lo tanto confrontación.

 

El viaje a uno mismo, es la última atracción de la feria, la más impresionante, la más plena, de hecho es el único viaje que merece la pena, los demás no son realmente viajes, nunca te mueves a ningún sitio.

 

España hace siglos conquistó medio mundo, decían que en sus dominios nunca se ponía el sol, lo hizo a base de sangre, de guerras. Esos tiempos no se deberían de repetir nunca más en ningún sitio del planeta.

 

Salen trenes cada instante a ese mundo, ahora mismo mientras lees esto hay uno a punto, cualquiera puede cogerlo, cualquiera puede decidir, que sea lo que sea que la vida le muestre, va a hacer lo mejor que sepa, va a dar lo mejor que tiene.

 

Cuando uno hace lo mejor que sabe y está en paz consigo mismo, ¿Qué más se le puede pedir?.

 

¿Cuándo vamos a acabar con la guerra en nosotros mismos?, ¿Cuándo vamos a pasear entre la tormenta sin perder la calma y la perspectiva?, ¿Cuándo saldremos de párvulos y dejaremos de pelear como los niños?, ¿Cuándo floreceremos y daremos frutos dulces y jugosos, cuando seremos creadores, transmitiremos armonía, paz, libertad?. ¿Cuándo seremos felices con nosotros mismos?

 

Lo repito de nuevo, nadie puede hacerlo por uno mismo, no hay ningún gobierno, religión, filosofía o lo que sea que puede hacerlo por otro. Es individual. Uno tiene que hacerlo por él mismo. El problema y la solución van de la mano.

 

Pues nada más, conquistemos el maravilloso mundo interno y dejemos que florezcan flores y frutos y engalanen todo nuestro mundo.

 

Feliz viaje.

Comments

  • Anisha | Dic 29,2016

    Hats off to wheover wrote this up and posted it.

  • Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *