Extractos

Extractos

Portada 3 sin solapas ultima

 

El Universo

Cuando en nuestro primer universo, en nosotros mismos, hayamos conquistado la paz, hayamos restaurado la armonía, entonces desde ese lugar, podremos expandirla y empezaremos a ver esas conquistas en el universo externo. Lo demás es solo poner parches y engañarnos a nosotros mismos.

 

Nuestra responsabilidad, la tenemos muy cercana, la llevamos siempre con nosotros. La llave de la felicidad, la llevamos siempre colgada del cuello a la altura del corazón. Quizás sea hora de tomarla en la mano, pasar a la acción y empezar a abrir puertas.

 

 

 

Trasera del libro

 

Trasera libro

 

Prologo por Sergi Torres

El deseo de pasar página sin investigar en nosotros lo que acabamos de leer, suele ser una huida, una mera distracción que nos entretiene mientras dura para que luego todo siga igual.

El Regalo de la Vida.

¿Cuál es el propósito singular o genuino de las palabras cuando ellas de por sí ni tan si quiera significan nada? Una palabra viva requiere de la intención de quien la pare y de la intención de quien la recibe. Por sí sola es como un Pinocho de madera a la espera de su alma, de su significado.

La intención de estas páginas ya ha nacido. Aún no sabes cual es, pero si llegaste hasta aquí sabes al menos que no es entretenerte. Así que, aunque pudiera parecerlo, no hablan de quien escribe, ni de personajes inventados, o historias atractivas, sino de ti, quien las interpretas.

El misterio ahora, es conocer cual es tu intención, o dicho de otra manera, quién eres tú que lee estas palabras.

Qué simple es detenerse en este espacio de silencio despalabrado, escucharse y conocerse a uno mismo. Qué complicado lo hemos convertido al leer y escuchar desde algo tan ajeno a nosotros como lo son los inventados significados de nuestras palabras humanas, en los que amor ya no significa amor ni felicidad tampoco significa felicidad.

Volver a ese silencio es tarea de todo aquel que ya no oye el significado de su propio corazón. Ahora, cierra los ojos y ve.

 

Una poesía: El árbol de la vida

Y nos pilló la tormenta

y quedamos empapados

y para no tener frío

nos quedamos abrazados.

Fueron pasando los días,

fueron pasando los meses,

fueron pasando los años

y seguimos abrazados.

Intentaron separarnos,

intentaron trasladarnos,

con cuidado, sin dañarnos

y no consiguieron nada

pues fundidos estábamos.

¿Cómo separar lo que es uno?,

¿Cómo parar el viento?,

¿Cómo mover la montaña?,

¿Cómo tocar las estrellas?

Comenzamos a enraizarnos,

nos llenamos de ramas y  de hojas,

dimos flores, dimos frutos,

y aquél que los probaba,

sonreía y se enamoraba.

Cada uno describía la fruta de una manera,

pero todos coincidían, que el Amor sabía a eso,

que esa fruta,

era como el mejor beso.

Los pájaros el fruto extendían,

toda semilla brotaba,

tarde o temprano crecía,

ellos sabían dónde hacía falta.

Donde había conflicto,

allí un árbol nacía,

y cuando daba su fruto,

el Amor renacía.

El sol en la noche corría,

por volver a ver pronto

el gran árbol de la vida.

Y los días eran largos

y las noches apenas existían

y se olvidaron las penas

y renació la alegría.

Fue así de sencillo,

así fue como cambió el mundo,

cuando uno se olvidó de sí­ mismo

y se fundió con el otro en un gran abrazo.

despertar conciencia mensaje

El mejor regalo de la vida

La conciencia es como una novia... 2

Regálatelo o regálalo.